lunes, 2 de mayo de 2011

HEROES Y MARTIRES DE LA FACULTAD PREPARATORIA DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE NICARAGUA (UNAN-LEON) EN LA DEFENSA DE LA REVOLUCION SANDINISTA

Héroes y Mártires de la
Facultad Preparatoria de la U.N.A.N.-León
 en la defensa de la Revolución Sandinista (1980-1990)

Lenin Fisher

La Facultad Preparatoria fue fundada en noviembre de 1980 en la ciudad de León como una secundaria acelerada bajo la tutela de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (U.N.A.N.). Su primer Decano fue el siempre respetable y muy querido historiador José Reyes Monterrey, mejor conocido como el Che Reyes, luchador revolucionario desde siempre.

“La Prepa” fue el apócope o forma corta para referirse a la Facultad Preparatoria y por el cual se conoció más a ésta. Así, los estudiantes de la misma, no eran llamados preparatorianos, sino que “Prepas”; les decían “Los Prepas”.

“Facultad de Obreros y Campesinos”, así era llamada la Facultad Preparatoria porque su origen estaba vinculado al Programa Histórico del Frente Sandinista de Liberación Nacional (F.S.L.N.), elaborado en 1969, el cual hablaba de brindar educación a los hijos de los obreros y campesinos. La casi totalidad de los estudiantes de la Facultad Preparatoria eran de origen humilde, hijos de obreros o campesinos, cuyas posibilidades para realizar estudios universitarios eran muy difíciles o imposibles.

Entre los años 1983-1984 se establecieron dos núcleos de la U.N.A.N.: León y Managua. Existieron dos Facultades Preparatorias: una en la U.N.A.N.-León y otra en la U.N.A.N.-Managua. En León estudiaban jóvenes de las regiones I (Nueva Segovia, Madriz y Estelí); II (León y Chinandega); VI (Matagalpa y Jinotega); y Zelaya Norte, después llamada Región Autónoma del Atlántico Norte (R.A.A.N.). En Managua estudiaban jóvenes de las regiones III (Managua); IV (Masaya, Carazo, Granada y Rivas); V (Chontales, Boaco y Río San Juan); y Zelaya Sur, después llamada Región Autónoma del Atlántico Sur (R.A.A.S.).

Los estudiantes eran becados; la beca incluía alojamiento, alimentación, útiles escolares, biblioteca, estipendio para transporte y gastos personales. Los estudios duraban tres años y estaban divididos en tres niveles.  Era una secundaria intensiva, con programas académicos condensados, impartidos por excelentes y dedicados profesores. Al finalizar el tercer nivel el egresado tenía la opción de estudiar carreras priorizadas, sin necesidad de hacer examen de admisión, en cualquiera de las universidades estatales. Así lo hicieron varios centenares de jóvenes egresados, puede decirse que algunos miles.

La idea principal de este proyecto educativo durante la Revolución Sandinista era formar cuadros políticos capacitados en la universidad para dirigir el país y ayudar a resolver los problemas de éste. Dicho objetivo cambió después de 1990, cuando el F.S.L.N., perdió el poder político, hasta que el proyecto fue clausurado a inicios de la década del año 2000.

Centenares de jóvenes estudiaban en la Facultad Preparatoria. Ellos constituían una fuerza juvenil estudiantil formidable que apoyaba y defendía a la Revolución Popular Sandinista en todas las circunstancias y en cualquier momento. La casi totalidad eran miembros de la Juventud Sandinista 19 de Julio y constituían una fuerza político-ideológica de choque, muy activa y efectiva. Desde el punto de vista gremial estudiantil, todos eran parte de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (U.N.E.N.), el movimiento nacional de estudiantes universitarios.

Dentro de los torneos deportivos de la U.N.A.N.-León, la Facultad Preparatoria destacó siempre, especialmente en béisbol, el deporte más practicado en Nicaragua, logrando varios campeonatos universitarios.

Los estudiantes de la Facultad Preparatoria conformaron batallones de voluntarios para cortar algodón en Chinandega y León; cortar caña en Chinandega; cortar café en Matagalpa, Jinotega, Madriz y Nueva Segovia. Asimismo, integraron batallones de infantería de reserva y cumplieron el Servicio Militar Patriótico (S.M.P.) para combatir a la contrarrevolución. Y una pequeña y muy selecta parte de ellos asumió responsabilidades políticas como cuadros profesionales de la Juventud Sandinista 19 de Julio y el F.S.L.N., en diferentes municipios del norte y centro del país, escenario de la guerra contrarrevolucionaria.

A partir de 1984, cuando la guerra contrarrevolucionaria “de baja intensidad” financiada por Estados Unidos se acrecentaba, los jóvenes estudiantes de la Facultad Preparatoria se integraron a cumplir la Ley del Servicio Militar Patriótico, emitida en 1983. La mayoría de ellos fueron voluntariamente a cumplir el S.M.P., y se integraron a unidades de combate tales como: Batallones de Lucha Irregular (B.L.I.), Tropas Guarda Fronteras (T.G.F.) y otras importantes unidades del Ejército Popular Sandinista (E.P.S.). Entre los estudiantes de la Facultad Preparatoria no sólo hombres se integraron al S.M.P., sino que también mujeres.

Las fuerzas contrarrevolucionarias, con bases en Honduras y Costa Rica, fueron heroicamente combatidas por la juventud nicaragüense. Entre los jóvenes combatientes estuvieron los jóvenes estudiantes de la Facultad Preparatoria. “Los Prepas” también defendieron la Revolución Sandinista con las armas en la mano –porque así se defendía la soberanía de un pueblo, decía el General de los Hombres Libres Augusto C. Sandino-, dejando sus estudios y arriesgando sus vidas.

Así fue como la Facultad Preparatoria tuvo alrededor de treinta Héroes y Mártires en el periodo de 1981 a 1990. Casi 30 jóvenes que murieron en combate o fueron secuestrados; que cayeron cumpliendo misiones políticas, productivas o combativas en los cuatro puntos cardinales de nuestro país donde se enfrentaba a la guerra contrarrevolucionaria.

La lista de los veintisiete Héroes y Mártires de la Facultad Preparatoria de la U.N.A.N.-León es la siguiente: Alvaro Sandoval,  Jorge Luis Urbina, José Adán Centeno, Mauricio Mairena Catín, Apolonio Romero, Teodoro Reyes Moreno, Carlos Caballero, Eddy Alberto Altamirano, Carlos Reyes Olivera,  Ezequiel Francisco Mendoza Rizo, Gilberto Sánchez, José de la Cruz Chavarría,  Jorge Ulises Leiva, José Luis Fajardo, José Santiago López Mora, Lázaro Daniel Huete, José Esteban Talavera, Mario Merlo, Mélida Hernández, Noel Hernández,  Candelario Vallejos, Ramón López, Ricardo López, Henry Zamora, Luis Enrique, Marcos (de los dos últimos no tenemos los apellidos) y Blanco (de quien no recordamos su nombre).

El déficit de nombres o apellidos de cuatro de los jóvenes héroes justifica escribir este pequeño artículo y mucho más sobre los héroes y mártires de la Facultad Preparatoria para contribuir a la recuperación de la memoria histórica en honor a esa generación de jóvenes que construyó y defendió con su vida la Revolución Nicaragüense o Revolución Sandinista entre 1979 y 1990, sin pretender enriquecerse ni lograr un cargo público.


Todos los Héroes y Mártires de la Facultad Preparatoria como de otras facultades y escuelas de las universidades de Nicaragua, por el contexto en el que entregaron sus vidas, merecen un lugar en la constelación de Héroes y Mártires universitarios del país a la par de los tres estudiantes que murieron el 4 de junio de 1822 luchando contra la anexión de Nicaragua al imperio mexicano de Iturbide -inaugurando así, la participación de los estudiantes en política. Estirpe que incluye a Uriel Sotomayor, Mártires del 23 de julio de 1959, Edwin Castro Rodríguez, Edgard Munguía Alvarez y Marlon Zelaya Cruz, entre tantos Héroes y Mártires de la comunidad universitaria nicaragüense. Ellos también han hecho posible la historia de la Universidad en Nicaragua y escribieron con sangre brillantes páginas para ser recordadas, a propósito de las festividades del bicentenario de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua.
Esta es, en cierta forma, una síntesis de lo que fue mi secundaria, la Facultad Preparatoria. Pero realmente es un pequeño homenaje a esos jóvenes estudiantes “Prepas” que fueron nuestros amigos, compañeros de clases y de luchas, quienes –a decir del poeta Leonel Rugama-, no dijeron que morían por la Patria, sino que murieron.


Managua, 2 de mayo de 2011